viernes, septiembre 07, 2007

un segundo de discovery

Es negra y musculosa. Camina por una calle encharcada sin veredas ni pasto: periferia montevideana miserable y pura. La pollera de cuero, negro y rugoso, la cubre perfectamente hasta terminar las nalgas. Parece de la misma piel que sus piernas, entonces anda vestida y desnuda. Quién sabe qué de su textura, entre el cuero de la pollera y el paisaje terroso, recuerda a la piel del rinoceronte. Debería resultar tan extremadamente barata como para ni siquiera llegar a puta, pero no. La distingue su aire animal. Es un aliento de vida salvaje. Un segundo de discovery, colándose por la ventanilla del ómnibus, en la realidad.

3 comentarios:

tezetage dijo...

Entre el cuero de la pollera y el paisaje terroso está,
precisamente, Ella,
la Mujer.

Beso polvoriento,
Tere

Irina dijo...

También éste ya lo habíamos leído tere, sólo que en esa época usted no sabía que yo tenía blog. : )

irina

tezetage dijo...

jejeje....
ne vedem !!!!

("aunque no lo veamosssss,el soooooooool siempre estáaaaaaa.....")

Tere